En Sepia
En Sepia

Nuestro Museo del Ahorro

En el mes de noviembre de 1990, fue inaugurado el Museo del Ahorro, muestra que al decir de los visitantes en sus notas estampadas en el libro de visitas, era un museo único en su género.

Durante 16 años el Museo funcionó recibiendo elogiosos comentarios de parte de todos sus visitantes, especialmente de los colegas de provincias, colegios, periodistas y turistas. Mención aparte merece los juicios de destacados personajes, como el Premio Nacional de Historia, don Sergio Villalobos R., quien al visitar la muestra quedó francamente impresionado del trabajo desarrollado por nuestro Banco, así como también lo hizo el Director del Museo Vicuña Mackenna, don Sergio Grez Toso, quien en una nota dirigida a las autoridades de la época, transmitió las congratulaciones respectivas por el valioso aporte a la cultura.

El destino quiso que el museo fuera desarmado, con el argumento de que era conveniente desarrollar una nueva museografía, en la que se incluyera tecnología de punta y otros adelantos, que indudablemente hubiesen permitido que nuestro Banco dispusiera de un museo dotado de elementos de última generación.  Casi tres años estuvieron embaladas las especies del Museo, hasta que las nuevas autoridades de la empresa, con amplias expectativas generadas por la anterior experiencia, decidieron reinstalarlo para ser reinaugurado en el marco de la celebración del Bicentenario.

El Museo del Ahorro está ubicado en el segundo Subterráneo de la  Sucursal Santiago Principal, y es en ese espacio donde se mantiene vivo el legado de nuestros antepasados. Las nuevas generaciones podrán encontrar documentos tan importantes como el Certificado de Nacimiento de nuestra insigne poetisa Gabriela Mistral, además del cheque con el cual se canceló su merecido Premio Nobel de Literatura y su pasaporte.

También dan cuenta, como mudo testimonio de nuestro rico pasado, las primeras monedas de plata que circularon en nuestro país. Además se pueden encontrar  fichas de las distintas Oficinas Salitreras, las que indudablemente han sido fuente de controversia, ya que una mirada plantea que este sistema era una forma de opresión al trabajador. Sin embargo para nosotros, ella representó un sistema de ahorro en los obreros, toda vez que en las Cajas, éstas fueron aceptadas como un medio de pago normal.